Chales ñero! Ya subió la micro por: prangano 2013

Pues así es, queridos cohabitantes de la ciudad moustro que es el Defectuoso, nuestro servicio de transporte público, alias micros y pecerdos, han logrado su tan anhelado objetivo de aumentar el costo de los traslados y la neta está medida aprobada por la supuesta izquierda en el poder capitalino, si esta pegando en nuestros bolsillos, ya que antes con tres míseros pesitos íbamos hasta donde fueran los primeros 5 kilómetros, 3.50 por 12 km y 4.50 por mas de 12, pero ahora y de madrazo son 4 baros (Un peso más caro) 5 y 5.50

¡Chales ñero!

Ahora bien, (Empieza el tono sarcástico pranganil) si no nos ponemos roñosos, podemos darnos cuenta de que el costo de los viajes en los microbúses, están regalados, ya que no solo vamos a nuestro destino, si no que en algunas ocasiones hasta al hospital vamos a dar, o ser víctimas de atracos, en donde (No generalizo) están confabulados los maleantes con los choferes, ese tipo de experiencias no tiene comparación alguna. El aletear cada vez que decidiste descender de la unidad, sentir la brisa en el rostro, para luego entre sudor y sangre, recibir un suave golpe contra en concreto. ¡Que bello! Sonreirle al chofer, saludarlo para recibir a cambio un categórico: “Hágase pa tras. En dos filas. Ahí cabe”. ¡Uy! La gloria de la educación al volante. Quizás una de la situaciones más gozosas que uno puede llegar a vivir en un micro, es el estar brinque que brinque en su interior, rebotar de un lado a otro, hacer ejercicio aeróbico, cada vez que al conductor experimentado con 3 meses de saber hacerlo, va corre que corre, echando competencias como en la formula uno (Con ellos Tlalpan no tiene comparación con el Autódromo hermanos Rodriguez) con sus amigüitos de otras unidades, y todo por dar el servicio más veloz y eficaz a los transportados, que somos nosotros. Mejor aún, sentarnos con las piernas en una imagen que nos asemeja a los grillitos cantores de Viena, eso nos producirá un retortijón de marca “no me olvidaras”, que aunque nos untemos ExRay, seguirá en nuestros huesitos for ever. Pero lo que día a día nos hace ser unas personas muy tolerantes, es disfrutar las bellas melodías con las que el señor conductor nos agobia de alegría en nuestro andar a su lado, esos bonitas cumbias que ya son clásicos de la música mundial, Mozart se queda corto, o las mejores salsas que hicieron toda una época; ahí es cuando me digo: “El viaje ha valido la pena, ¿5.50 pesos? No es nada por este inigualable experiencia, que ¡ojo! Mucho ojo, no veíamos con objetividad y si como una amenaza estúpida a nuestra cartera”. ¡Bobos de nosotros!

La felicidad la podemos observar en los rostros de todos y todas, ya que o sonríes o te cagas del miedo, tons mejor sonreír de nervios. O en algunas otras ocasiones en que el señor don “festejo todo” que con harto gusto nos recibe el dinero, que con cuidado juntamos para darle exacto y no tener (En la lejanía) diferencia alguna al indicarle nuestro destino, a lo que recibimos un generoso: “Falta. Hasta allá es más” y si insinuamos hacer una mueca de disgusto o desaprobación, somos dirigidos con la mirada a abordar otra unidad con menos tolerancia a nuestra incapacidad de contar con exactitud, el dinero de nuestro pasaje. “Si te parece, si no pos vete en taixi”.

En fin la genialidad de hacer uso del transporte chilango, es algo tan orgásmico como disfrutar del arrimón de camarón de algún insaciable usuario, el sentir ese roce tan cachondo, o mejor aún, olfatear los aromas que despiden los compañeros de esta magnífica avalancha de hojalata, ¡Uy! Es cuando nos vamos de volada a sacar nuestras narices por la ventana que casi nunca funcionan, así es que acá nadie escapa de estas fragancias. O mejor aún, el aroma a grasa Bardahl quemada que expide este glorioso camionsito, sus líquidos muy probablemente volátiles que están a nuestros pies. ¡No hay nada mejor! El peligro a flor de piel y pese a eso somos fieles usuarios de este flamante servicio, concesionado hace ya varios años atrás.

Entérate acá: http://es.wikipedia.org/wiki/Microbuses#Peseras_de_la_Ciudad_de_M.C3.A9xico

32

Dejando de lado el inche sarcasmo, veamos que la realidad es muy diferente, ya que el tener que hacer uso de estos transportes, nos esta haciendo cada vez más insensibles y cada vez más inhumanos. ¡Unas bestias totales!

En los micropus ahí vamos viajando como viles vacas, na más meneando la cola de un lado hacia otro, para que cuando llegue el horror de descender, lo hagamos con un mentado brinco lleno de gracia, pa no seguir siendo víctimas de estos chafiretes cafres del volante, que en el mejor de los casos son unos chamacos pubertos que con su acompañante que le hace compañía (Una morrita de secundaría) igual de puberta que ellos, van a toda madre manejando o insinuando quesque lo hacen, insultando a quien se les ponga enfrente, ya sea hombre, mujer o quimera, ya que sienten todo el poder en sus patas de marrano. ¡Así no se puede!

Lo pior de todo es que en meses pasados veíamos como en los cristales de sus unidades automotrices pintados con letras blancas, protestaban para exigirle a su gobernante de la capirucha (Por quien recibieron su torta y chesco en el momento electoral con las mismas mañas de gobernantes anteriores) un aumento injustificado de las tarifas para los usuarios. ¡Vaya cosa esta tan canija! Su brillante slogan publicitario era esta hermosa frase: “Servicio de primera, tarifas de segunda”. ¡Qué no mamen! De primera!! ja!!

Tons ahora en los primeros días del mes de abril, somos nuevamente presos de estos malos manejos de nuestra querida gente al poder en el DeFecado ¡Chanclas! El aumento se dio y ahora los pecerdos y micros tan re contentos, siendo que pos esto es nada más la puntita pa que al ratón vaquero nos atoren más gacho a los capitalinos (Incluidos los chof de micros) ya que se busca a mediano plazo sustituir estas unidades obsoletas en la mayoría de los casos, por un transporte más moderno. Entiéndase esto como Metrobus o más metro en este subsuelo fangoso. ¡Chales, no?! El chiste es que para ser originales, les dieron atole con el dedo, pero a nosotros nos atoraron pa prepararnos pa un atorón más choncho próximamente.

Tons la mera verdad ñeros, esto de andar de combis en combis, de subirle al volumen y oír la Sonora Dinamita como éxito de antaño en onda retrobus, pos será nuestro pan de cada nuevo día, en el que estemos sumergidos, en medio de sus groserías y sus arrebatos, sus insultos y demás peladeces que les gustan tener en la boca a nuestros queridos chof’s, ante todos nosotros que na más ta mos milando y rechinando los dientes por dentro. Así es esto, hasta que haya señales valiosas de una educación del transporte en todas sus vertientes, incluidos los peatones, automovilistas, motociclistas y hasta los cleteros que aveces se sienten de hule, pero bueno, aquí estamos en medio de esta insufrible Ciudad de México.

¡Chales ! ¿No?

Nota: ya sé que en los demás estados de la república mexicana, sus cuotas son más altas, lo cual también esta re mal, sin embargo en esta ciudad chilanga, hay lugares a donde solo entran las combis y micros y por lo general es a zonas de bajos recursos. Quizás no es suficiente explicación, pero algunos cobros acá si son excesivos, entre ellos este aumento injustificado. Ja!

VUELTA Por: Federico Cienfuegos

Vuelta tras vuelta, libro tras libro, lectura tras lectura, ensayo y error, citas, notas, referencias, autores, vuelta de nuevo, lectura de diarios, de páginas en internet, escuchar noticiarios, leer comentarios, revisar opiniones, volver al principio, volver para comenzar de nuevo, libros, revistas, artículos en internet,  y así poco a poco ir quedando enredado en la maraña que teje la sociedad de la información.
No acostumbro ver la tv, salvo cuando me toca la visita de mi pequeño hijo; alguna vez, mientras veíamos televisión un anuncio en la tv hablaba exactamente de esto, de la rapidez en que los datos, las fechas, los acontecimientos se suceden de uno en otro, y de pronto me pregunto, vivir dentro de esta maraña de acontecimientos, de información, de sucesos, de eventos, de historias, historias globalizadas y globalizantes; redes sociales, blogs, opiniones, Facebook, Twitter, YouTube, “si no lo viste te lo perdiste, hay que estar conectado” y entonces digo, como hace un momento mencionaba, digo, me pregunto, afirmo, vivir en estos tiempos de hiperrealidad es como ser protagonista del Ulises de Joyce sólo que potencializado al doscientos por ciento, una novela difícil de imaginar que alguna vez hace doscientos años podría escribirse o vivirse, ¿Para qué escribir tanto? ¿Para qué intentar pensarlo? Pensar, ¿Qué significa pensar?, y ¿Qué es lo que deberíamos pensar? ¿Desde dónde pensar lo vivido? ¿Desde dónde situarnos en el mundo y pensarlo? Y una vez que medianamente conseguimos situarnos y mirar para poder observar, para poder pensar resulta que el mundo se ha desplazado, que nos ha ganado nuevamente la partida la hiperrealidad.

32
Vivó en un país con más menos 112.336.538 millones de habitantes, vivo en una ciudad donde somos igualmente más menos 8.851.080 millones de habitantes, una de las ciudades más pobladas y caóticas en el mundo, claro, no es la peor, pero mi interés no es escribir sobre qué ciudad es más grande más poblada o más caótica, el punto al que quiero llegar con estos datos es en darme cuenta de la complejidad que implica pensar esa cantidad de sistemas psíquicos que piensan, que sienten, que tienen necesidades, de educación, de vivienda, de salud, de trabajo, y un sin número de necesidades particulares que son satisfechas de las más inverosímiles formas, o peor aún, son insatisfechas de las más diversas maneras, o satisfechas a medias de muy diversas formas, pero tampoco es mi intensión desarrollar un texto que hable de cómo los ciudadanos, las personas, los individuos, los sistemas psíquicos satisfacen sus necesidades, no es de mi completo interés desarrollar un texto que hable del hedonismo, aunque mucho tiene que ver con él, pero no es el tema principal, ni tampoco es de mi completo interés hablar sobre el sentido de la vida o la búsqueda de la felicidad, aunque también ambas cosas estén estrechamente relacionadas con precisamente la satisfacción de las necesidades, el buscar un lugar en el mundo y la búsqueda de la felicidad, pero todos estos conceptos están relacionados con un conjunto de valores que por el momento no alcanzo a vislumbrar, mucho menos es mi intención dar una lista de cuáles son los valores que predominan en nuestra sociedad, aunque esto también esté relacionado con la satisfacción de las necesidades, el sentido de la vida, la búsqueda de la felicidad y los valores que nos guían; para establecer correlaciones entre estos conceptos que usamos cotidianamente y sin embargo cuando nos los preguntan en la mayoría de los casos o al menos en mi caso respondemos con preguntas abstractas y divagantes que giran alrededor de esos conceptos y sin embargo muy pocas veces conseguimos tocarlos y la mayoría de las veces terminamos por agotamiento con la respuesta más simple. Pero tampoco es mi intención escribir acerca de la lógica del pensamiento que guía la toma de decisiones personales que tienen por fin la satisfacción de las necesidades, el sentido de nuestras vidas, la búsqueda de la felicidad y los valores que hemos aprendido y que están relacionados con estos conceptos. Nada de esto es cierto, o es cierto a medias o es completamente cierto, pero pensar en ellas tal vez sea un primer y buen comienzo, un punto de partida, un ancla que nos permita navegar en este mar de información, de hiperrealidad, quizá sólo soy yo y mis circunstancias, mis problemas, mis incapacidades, mis capacidades, mis necesidades, mis deseos, mis pulsiones, mis pensamientos, mis valores, mis deseos, mis proyecciones y mis problemas, mis incapacidades, mis capacidades, mis necesidades, mis deseos, mis pulsiones, mis pensamientos, mis valores, mis deseos, mis proyecciones, mis problemas, nada tienen que ver con el mundo circundante o si tienen que ver tienen que ver muy poco, ahora bien, si aparentemente sólo somos nosotros y nuestras circunstancias, ¿Dónde queda la socialidad, la sociedad?
No sé a ustedes, pero cuando me levanto para ir a trabajar, cuando salgo a la calle a tomar el transporte, cuando me subo al camión, al tren, al camión nuevamente, bajo y camino, llego al trabajo, no puedo evitar volver el rostro de un lado a otro y mirar a la gente, hombres, mujeres, niños, y no puedo evitar preguntarme ¿Qué harán, a dónde se dirigen, a quien van a ver, que estudian, en que trabajan, que sienten, que les duele, que piensan acerca de los muchos problemas que nos aquejan como sociedad? Y es cuando me pregunto, ¿cómo es posible que entre esta madeja de sensaciones, emociones, de pensamientos, de valores, surja una sola idea, un solo pensamiento?
Me he pasado noches enteras leyendo, escribiendo, pensando, tratando de entender las grandes teorías, los grandes sistemas, los grandes modelos desarrollados por diferentes sociólogos, filósofos, politólogos, antropólogos, bueno, éstos últimos no tanto, y sin embargo siempre choca la realidad, la realidad de no saber por dónde comenzar, la realidad de no tener ni la certeza ni la claridad, y vuelvo a mirar por la ventana de mi habitación, camino por las calles, por entre un mar de sistemas psíquicos, ¿Cómo es posible el orden social? Pero por el momento tampoco es de mi interés desarrollar un tema sobre cómo se dio la civilización, para ello hay muchos libros que se pueden leer, mi interés es más simple, sencillo, darme cuenta de la complejidad, vivimos un mundo cada vez más complejo, un mundo donde una variable implica muchas variables, donde tomar decisiones implica el conocimiento de estas variables y mover una cosa necesariamente implica trastocar una red de decisiones, sin embargo también es cierto que nos enfrentamos a esta complejidad reduciendo complejidad y esta complejidad la reducimos por medio del sentido y el sentido nos sirve para decidir y actuar, y para actuar necesitamos comunicación y la comunicación nos sirve para conocer nuestras opciones, para decidir entre una cosa u otras, entre un mundo de opciones que el sentido nos ofrece, y al decidir comienza nuevamente todo este proceso, sin embargo, ¿Por qué decidimos lo que decidimos?, ¿Cuáles son nuestras opciones de sentido? ¿Cuál es el horizonte de sentido para tomar decisiones? ¿Por qué tomamos ciertas decisiones y no otras? ¿Cuáles son nuestras motivaciones? ¿Cuáles nuestras pulsiones? ¿Cuáles son nuestros deseos?
Como dije al principio, yo soy yo y mis circunstancias, de esta manera al menos en mi imaginario, en mi pensamiento, creo y confió que yo soy el único que al tomar decisiones construyo mi vida, a partir de la toma de ciertas decisiones y excluyendo otras es la manera en que voy construyéndome, constituyéndome, creándome, recreándome, reproduciéndome, existiendo, pero, regreso de nuevo, ¿Es completamente cierto esto? ¿Realmente yo soy el único que importa en el mundo? Este tipo de pensamiento es muy común en estos tiempos llamados, denominados posmodernos, pero tampoco es mi interés, por ahora, de desarrollar un tema de qué es la posmodernidad, porque esto implicaría desarrollar otro primeramente que tratase de qué es la modernidad, yo me quedo con que eso que llaman posmodernidad podría ser una observación de segundo orden sobre la modernidad, pero tampoco es mi interés desarrollar ese tema.

En algunos lugares he mencionado que el pensamiento posmoderno promueve precisamente el individualismo, el hedonismo, el fetichismo, el utilitarismo, entre muchas otras cosas más, el posmodernismo como ideología del modelo económico neoliberal disuelve en el yo el sentido de comunidad y pertenencia a una comunidad más grande, de tal manera que todo se reduce al anything goes, al todo se vale, en todos los aspectos de la vida de la sociedad, esta frase se ha vuelto la bandera, el estandarte, la justificación para todo. Vuelvo otra vez a mis dichos, tampoco por el momento es de mi interés desarrollar un tema sobre las relaciones entre la idea de posmodernidad y el modelo económico y político que impera a nivel global, al menos no por ahora, lo que quiero decir por el momento es que siempre que salgo a la calle para ir a trabajar, para ir a comer, ir al centro comercial, vuelvo el rostro y me doy cuenta de que no estoy solo, que formo parte de una sociedad, de una comunidad ¿Qué es la comunidad? Dejémoslo por ahora, y como dije al principio, formo parte de ella, vivo en una ciudad con casi nueve millones de habitantes y me pregunto acerca de lo complejo que es que esta cantidad de sistemas psíquicos construyan acuerdos, consensos, pero también me doy cuenta de que mientras continuemos pensando que sólo somos nosotros y nuestras circunstancias me parece que estamos en un callejón sin salida y no puedo entender cómo podremos salir de él, pero por el momento tampoco es mi interés escribir un tema sobre esto, mi verdadero interés es que te des cuenta así como yo lo intento a diario, de la complejidad de nuestro entorno, de la interrelación que existe entre la comunicación, entre las decisiones que tomamos a diario y las acciones que llevamos a cabo y te preguntes al igual que yo lo hago, ¿En verdad, sólo soy yo y mis circunstancias?

Por la pen…insula de Yucatán. Por: prangano 2013

En días pasados mi pareja y yo salimos de viaje fuera del Distrito Federal; la mera verdad nada más sentir oxtros aires de otros lares, como que hace que el ambiente tenga un mejor sabor y hasta ganas den de disfrutar la vida de una manera plena, sin tanta preocupación o apretujamiento de los ideales y demás cosas que caducan.
Chicles pa’l chimuelo!!

Pues bueno, nuestro destino está situado en la península de Yucatán, aterrizando en Mérida, capital del estado que lleva por nombre el mismo que el de la península (Si no me entendieron es Yucatán) Una vez llegado ahí, buscamos onde quedarnos, así es que optamos por el centro en un bonito hostal de nombre Zócalo.
Ájalas papá!!

Mi primera impresión me la proporcionó mi “pequeña”, o sea mi nariz, que me dijo: -acá huele a patas- y en efecto, un güey con aspecto de Uruapan (Pa que entiendan, de Europa) con las patrullas al aire con pose de patrón, disfrutando de los beneficios de la Wi Fi que libremente podías utilizar en este bello hostal. Chale! Dije y nos dirigimos a pestañear.
Al otro día, un beneficio más de este Hostal, fue el super desayuno marca Sam´s, ya que ahí los dueños del changarro habían adquirido los alimentos que proporcionaban a sus huéspedes, entre ellos este galán y su rorra. Luego entonces, como estaba el rollo de la supuesta alerta por lo de la gripe aviar (Otra vez) pero ahora en Guanajuato, a mi chava se le ocurrió preguntar si los huevos no eran de la marca Bachoco, a lo que una lluvia de reproches y miradas de pistola se hicieron presente.
Voitelas!!
Es verdad que muchas veces salen las falsas alertas nada más para eso, alarmar y con la alarma ya encima, pues suben los costos de los productos, pero esas mamadas de reprochar y hacer ver a alguien como ingenuo, ta del perro, lo peor, viniendo de un hippie fresqui que se ve que llegó a Mérida hace algunos ayeres y con baro a hecho su pequeño “paraíso” con olor a patas hediondas de su Hostal.
Chanclas pa los descalzos!!

Algo interesante y que es de lo que uno se puede ir dando cuenta cada vez que recorre esta ciudad, es la mezcla de culturas, esto se da de una manera muy marcada, en exceso, ya que podemos ver a las indias mayas vendiendo en las tiendas departamentales, a las indígenas muy probablemente de Guatemala o más pa bajo, vendiendo sus artesanías, quizás ya maquiladas, o a los criollos y mestizos (Sí, como les leímos en los libros de la primaría) autodefiniendo sus castas con una arrogancia que cae en lo anticuado y eso sí, las referencias más claras de las masacres que ocurrieron en estas tierras, onde los putos de la familia Montejo hicieron posible esto, la barbarie e imposición de su pinche corona y su imbécil cruz católica.
Huacalas de pollo! Porque el cerdo es muy sabroso.

Ahora bien, lo que más coraje dio fue cuando al entrar al antiguo cantonsote con su arquitectura que plasma su aplastamiento a la gente en la península, por parte de mencionada familia de apellido de chela (Por cierto, por eso la chela Montejo se llama así) es uno, ver que es un museo de Fundación Banamex, dos, que en su interior uno nada más supone como entre tantos lujos vivían estos “sujetos sin verbo alguno que predicar” y tres, al recorrer las salas de exhibición y estar en la última de ellas, unas teles te den en un muy bonito castellano y con un venadito hablando, la explicación de cómo carajos vinieron a estas tierras a “pacificar”. ¡Puchas! Eso sí que como que calienta, pero lo pior, una excursión de una escuelita local pública arriba a este recinto de la barbarie, para ir creciendo familiarizados con este tipo de diálogos con el pasado.
Huevos crudos pa’l mundo!! No Bachoco porque se peinan.

Acá en cada esquina huele a cerdo, y no como en el D.F. que ta lleno de polis gorditos, nel, se trata porque acá es lo que más se come, y pa ser sinceros se come re bien. Pasando por su sabrosa sopa de lima con su carnita de pavo, o su relleno negro que es una mezcla de picadillo con caldito negro de frijol, acompañado de una pieza de pollo, o sus salbutes que son como sopes de puerco, o demás cosas re sabrosas; papadzules, su agüita de chaya y un etcétera que hace que la boca se me haga agua.
Cazuelitas pa las babitas!!

Hay mucho que ver en esta ciudad, es muy cultural, muy colonial, varios museos, eventos, hasta partidos de fútbol.
Por ejemplo el mercado Lucas de Gálvez es otro sitio interesante que visitar, acá íbamos a buscar (Para variar) un refin después de haber recorrido varias calles de la ciudad y de haber tomado unas nieves, de visitar unas iglesias, y no tanto con el afán de acercarnos al señor ese, ¡nel! si no más bien pa relajar el paso caminante en el que íbamos. También en esos trajines, topamos más de churro que por intensión propia, con la plazuela del barrio de San Juan. A lo que yo con mi perspectiva pranganezca chilanga, veo muy extraño eso de decirle barrio a una placita muy de pueblo, que sí está muy mona, acá simpática, pero que pos no se me hace que sea barrio, porque pa mi barrio, es algo populachero, pero también como que bravo, tipo Tepito, o la Buenos Aires, la Obrera, en fin, pero pos ya ven que esas ondas son muy gachupinas y acá en la Mérida de los Montejo, en los barrios era como dividían el botín obtenido, para luego según su casta establecerse por zonas en su ciudad, antes de lodo y caballos, hoy de Oxxos, Burger King y hasta Bisquets Obregón.
Ojos cerrados pal tuerto!!

Ora, quizás digan:
-Pos este pinche Prangano que se cree que él no es mezcla de dos culturas. ¿Por qué tanto pinche reproche?
La neta semos una raza mezcla de muchos culturas entre ellas sí, la española, la cual en algunos lados también es mezcla de otras, como la árabe o la del norte de África. Pero también somos campesino, mezcla indígena y/o negro, saltapatras o “padelante”, “como me las pongo voy”, “agüita pal sediento”, “alegría pa darle sabor al caldo”, etcétera, sin embargo yo no concibo el que se jacten y presuman sus atrocidades y además las expongan como la neta divina en este siglo XXI.
Además que!? Yo soy Prangano y ya, mezcla de mi ama con algún güey más.
Chales ñeros!!

Al abordar el autobús en la terminal del ADO de segunda, porque es la que iba a Chiquilá, esto ya en el estado de Quintana Roo, que si recordamos bien es uno de los dos últimos estados en ser reconocido como tal por la República Mexicana, (El otro fué Baja California Sur en el año de 1974 http://es.wikipedia.org/wiki/Quintana_Roo ) con sus claras muestras de influencias de la cultura negra, combinada con la maya y pos aunque no me agrade mucho, por la española también.
Chispas recalcitrantes!!

Es cuando me entero de que existe un conflicto con los tres estados que pertenecen a esta península, que son, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. Este pleito es por la extensión de 10.200 km², que a según las malas lenguas, cada estado reclama como propio. Este pedillo claramente político, está presente desde el año de 1997.
Ucha la babucha!!

En la marañita estamos por fin en Chiquilá, un bonito puerto de tipo caricaturezco pero que a esas horas en que ni el sol se asoma, pos hace harto frijol, pos no se aprecia tanto su belleza. De ahí a tomar el barquito que nos lleve a Holbox la hermosa isla que esta frentito a Chiquila, esto al noreste de la península. Dato informativo, Holbox es palabra maya y significa hoyo negro, que a lo que dicen por acá, se le puso ese nombre, porque en este lugar era a donde se venían a esconder los piratas, literalmente, los piratas de Caribe, el Caribe mexicano. Más datos por acá (http://es.wikipedia.org/wiki/Holbox)
Bombas!! Que mamila salí pues.

Nada, que al surcar las aguas de este bello mar, la felicidad se va haciendo cómplice de nuestra aventura, en estos rincones tan olvidados por Dios y tan socorridos por los gringos. ¡Chales!, ya que estos seres están regados por el mundo viendo que cogen que les pueda servir, para luego cogernos y que no nos sirva pa nada. Pos bueno, al arribar a la orilla de Holbox, un taxista oriundo nos lleva a un hotel, que tal parece es con quien tiene el bisne hecho, ya que días después nos percatamos de que ahí era a donde llevaba a todos los visitantes que recién iban llegando a la isla. Pa no batallar pos optamos por quedarnos en ese hotel, pa primero instalarnos y ya lo ir viendo como estaba la onda por estos lares. Una vez instalados pos a mi chava que se le antoja el mar, así es que fuimos a ver cómo era la agüita por acá, y simona la mona, pintadito de verde claro, abiertote a la inmensidad del quien sabe que hay más pa allá, aunque de seguro más gringos invasores en alguna isla del Caribe, pero es bonito imaginarse que más allá de lo evidente, existe algo tan tranquilo en que la pasividad es posible, la armonía se de como agua pal sediento.
Ojos tristes… qué me ven?!!

Mojarse los pieses, los dos de cada quien, remojarse, echar un vistazo alrededor y percatarnos de que por acá está este México tan extraño, tan húmedo y a la vez tan lejano de uno. Es curioso como hay poca gente, y la poca que hay es de fuera, de otras latitudes que en realidad son los que disfrutan estos paraísos, ya que los mexicanos por desconocimiento y por lejanía, no nos damos la chance de conocer. Pero lo que una vez más hace repicotear mis adentros, es que los dueños de los changarros “turísticos” no son mexicanos y quizás ni Quintanarroenses, ¡nel! son de donde más, de esos países que son paseantes, nómadas, como quien dice, ya que vienen acá y se asientan, y luego te venden lo de tú país, como si fuera el de ellos. No sé, (Reflexiono) es probable que los mexicanos seamos más sencillos y lo que menos nos guste es estar de patas de perro, de por acá o por allá, descubriendo o topándonos por casualidad con lugares tan hermosos. Quizás a nosotros nos tocó la tarea de ser solo los pendejos que les pagamos a otros por lo que tenemos a nuestra mano. Entonces por ser así, nos merecemos que nos vean la cara.
Diablos mendigos!!

Tras remojarnos, de darnos un chapuzón refrescante en este océano, rebotamos pa buscar refin, porque como ya bien mencioné, en estos lares se come de peluche. Un pequeño pez con una salsita deliciosa, arroz y sus ensaladita (Imagínenme babeando), en la cooperativa Holbox. Para que en la noche un exquisito caldo de mariscos, para que mi chava se empujará unos sopes yucatecos.
Aguas con las aguas!!

Nos cambiamos de morada, ya que la oxtra pos taba lejos del center, y la mera verdá, pos había otra más guapota… moradas, y verdes, y azules, etcéteras coloridas. Lo mejor de este cambio fue el ver desde el nuevo hotel, el centro de Holbox, una placita pequeña, con su teatro al aire libre, su canchita de basquet que sirve para fútbol también, sus butacas, y alrededor sus negocios pa turistas, su iglesia a la que entramos pa ver que ondas, y pos muy chiquita bonita, así na más como pal rezo, pa esa gente que le gusta esos menesteres. Pasear por aquí nos agradó, con el sol ya oculto, con la luna de testigo y las estrellas envolviendo con su manto negro, la vista.
Si me ves así es porque toy mejor que tunas!!

Así pues, el amanecer se dio a la tarea de despertarnos, de echarnos sus rayitos, con su calorcito, literalmente tropical. Por si aún no lo menciono, a mi me encanta el sol, el calor, el recibir con placer las destellantes fragancias del calor. Así es que gracias a Tonatiuh yo estaba re felipe con tenis, ya que yo pienso que siempre será mejor encuerarse que taparse como oso, sin embargo los horribles comentarios, los malos augurios, el malestar estomacal del clima, hizo que la calidez del sol, se viniera abajo con sus asquerosos pensamientos de que se acercaba un norte. Y no me refiero a Piporro viniendo desde el más allá, ¡ni maíz! era ni más ni menos, que las pinches inclemencias de pasar de sol a nublado y hasta con algüillo de frío.
Moles poblanos!!

Se nos vinieron los últimos instantes de estar por esta esplendorosa isla, a lo que nos pusimos la meta de buscarle su sentido, o sea, de ver por donde iniciaba y como pa hasta donde llegaba. Rentamos una carrito de golf, (Por si no lo dije antes, acá no hay pavimentación) por ser el mejor transporte para, obvio, transportarse, (Aunque en días previos, hasta en bici anduvimos) aunque había también, los taxistas, que igual iban en carritos de golf, o las bicicletas (Anécdota curiosa, al pasear en una bici e ir rumbo al mar y al yo no llevar traje de nado, pos me metí en mis boxers -como buen chilango- pero al salir, decirme a mi mismo: voy a ponerme las bermudas y pedalearle con mis chones acá, que se vayan secando con la brisa, bien chido. Terminamos el recorrido, compramos creo que agua, fuimos y entregamos la baicas y ya, en la tarde me asomo por el balcón y oh mi sorpresa, mis calzones aún en el manubrio. Después de un risa, bajé corriendo al rescate de mis chones, eso sí, ya bien secotes) había motos y hasta caballos, todo esto pa elegir la mejor opción, elegimos los autos de golf y bueno, ahí íbamos de extremo a extremo de la isla, pese a que nos dijeron que en algunas zonas es virgen, que hay lagartijotas, y hasta cocos… en las palmeras y cocodrilos en los pantanos. Fuimos con harto gusto de darle gracias a la mar por seguir en pareja y por ser pareja.
Fiu, fiu por los dos!!

En el mar los dos mantuvimos la unidad haciéndola una sola, a la par, de ambos.
Quien calla otorga y nos otorgamos!!

En nuestro recorrido vehicular de golf…os, pudimos hallar por allá en un extremo, el panteón, algo muy sencillo y significativo. También nos percatamos de que el banco de arena, que empezaba en la parte central, onde hay más turistas pues, venia a seguir y seguir hasta esta parte, por lo cual nos dimos el placer de mojarnos. En ratos de aburrimiento (Que casi no hubo) recolectábamos conchitas, que ahora bien decoran nuestro hogar.
El día se hizo presente, la oscuridad de la noche se fue alejando, el nuevo amanecer ya con el norte presente, después de un respectivo refin alimenticio mañanero, nos despidió de esta maravillosa isla, a la que con gusto llevaré en la memoria, con la postal de un cachorrito canino, que a la orilla de puerto de Holbox, jugueteaba con la señito que recibía los boletos para abordar el barco. Un juego, la vida es un juego que vale la pena jugar. Conocerla a distancia y darse uno cuenta de, que esto también es nuestro.
Oras, que clavado!!

31 Ya en Chiquila, la rorra hace la mareadora pa que aún par de güeras gringas y a estos galanes mexican curiuos, viajen en el mismo taxi. Las gabachas van pa los cancunes, nosotros a Kantunilkin, que a según me dijo el chof, significaba, sacerdote en la hamaca, y pos como no, si los ches curas se la pasan en la hueva total. Se hizo el transborde en mencionado municipio, y el otro taxi nos llevó al Cedral, que es el entronque de la carretera choncha que viene de Cancún y que va pal estado de Yucatán. Ahí, esperamos en una esquina lo que venía siendo la parada del autobús, sin embargo había dos personajes esperando como nosotros, a lo que (De nueva cuenta) a mi chava se le ocurre decirles que hiciéramos un taxi colectivo que nos llevara a Valladolid, total todos íbamos pa allá.
Ajua, el norte arriba!!

Los otros dos personajes, resultaron ser unos profes, una señito y un chavo. Ella platicándonos y enseñándonos las fotos de sus viajes, de los delfines y ballenas y así, peces y mar. El chavo resultó altamente interesante, ya que era el director de una escuela, además de ser un experto en esos de los menesteres de la palabra maya (De la cual quedamos enamorados) y así con muy buena voluntad (Y quizás también porque tabamos chingue y chingue) nos empezó a decir palabras sueltas de la voz maya, explicándonos el significado y el sentido de dichas palabras.
Al llegar a Valladolid, nos dijeron en que restaurantes se comía chido (Como se habrán podido dar tinta, semos re tragoncitos) El Oasis y el Payaso, de los cuales solo nos dió tiempo de visitar el primero, el segundo será para visitas futuras.
Mare, boxito!!

Ya en Valladolid como no queriendo la cosa, nos acercamos al zocalito, el cual en el centro del parque tiene una fuente y adentro la estatua de una mestiza, que a grandes rasgos significa el como han ganado espacios los de esta casta, siendo la base de esta sociedad. Ta muy bonita, pero ta medio roto ese tipo mensajes mandados a la raza.
La rorra recordaba haber venido con su familia que radica por estos lares, y me decía de un hotelito que taba chido, a la mera hora resultó re carote y decidimos mejor hospedarnos en el de enfrente, el cual estaba a dos calles del centro, a una de la terminal del ADO y a media calle del Mercado de Artesanías.
De peluche el estuche!!

La ciudad de Valladolid es la segunda en importancia del estado de Yucatán, (http://es.wikipedia.org/wiki/Valladolid_%28Yucat%C3%A1n%29) la cual también está llena de misterios y de mensajes mandados de manera muy clara, es decir es la segunda ciudad más española del estado y la tercera en relevancia de la península (Mérida primero seguida de Campeche y tercera Valladolid) en estos lugares la familia Montejo también tuvo que ver, ya que el sobrino Francisco de Montejo, fué el que la fundó a punta de cañonazos y espadazos, o sea, conquistaron e impusieron sus condiciones, obvio, favorables para ellos.
Puchas!!

Pero bueno, una vez instalados, decidimos ir al museo de la ciudad, para después visitar el cenote Zaci, que significa gavilán blanco. Primero el museo de nombre San Roque, que resultó muy ilustrativo visitarlo, ya que nos mostraba parte de la historia de esta región, pero sin tanto apego a lo español (Que ya es ganancia) haciéndonos ver con un poco más de objetividad este recorrido. A la vez que -al menos yo- descubrí que Felipe Carrillo Puerto, es alguien que va más allá de ser la calle que te lleva al centro de Coyoacán. (http://es.wikipedia.org/wiki/Felipe_Carrillo_Puerto)
Vientos huracanados del sureste!!

Para llegar al Cenote Zací, (http://www.explorandocenotes.com.mx/cenote-zaci) tuvimos que camellarle como unas 4 calles, que para los estándares chilangos es nada. Una vez ya ahí, descubrimos a unos viajeros europeos que se daban su chapuzones y panzazos en esto que más que parecer algo ritual, era como una fosa grandota a la cual sin ningún miedo te aventabas. Un Oaxtepec pa güeros. En el cenote había unas cuerdas de las que con facilidad te sujetabas, hasta que unos yucatecos bien chipocludos dieron muestra de como zambullirse, de como no faltarle al respeto a este hoyote lleno de agua. Un comentario que escuchamos cuando íbamos en camino al cenote, era de que acá en la península había muchos, y unos muy lindos, otros ya muy comercializados, pero este en particular, era uno al que no le habían hallado el fondo, que por más que bajaban, no daban con él. Así es que esto se prestó para muchas leyendas, a las cuales, con toda la humildad posible, hay que guardarles cierto respeto.
Chintrolas!! Que solemnidad.

En la tarde – noche, visitar el palacio nacional, en donde hay unos cuadros que ilustran un poco la historia de Valladolid, además de estar las fotos de sus distinguidos gobernantes. ¡ja! También están unos carteles en donde cronológicamente se aprecia lo que sucedía en el mundo, en México y en particular en Valladolid, sobresaliendo la guerra de las castas. (http://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_de_Castas)
Charales, atún y sardinas!!

Acá se dio un acto muy singular, en el zocalito ya caída la noche, se escuchaba un sonsonete muy particular entre las ramas de los árboles, las aves que entre ellas se alojan, estaban cante que cante, con harta enjundia, con la alegría del ruiseñor, con la armonía del cenzontle, con la elegancia de Francia. Muy bonito espectáculo y lo mejor de toño, completamente gratis y sin distinción de color, raza o nacionalidad. Aquí si se aplicó el: para todos todo.
Ave de buen agüero!!

Se dio la oportunidad al otro día de ir a visitar otros dos cenotes que están ubicados en las afueras de Valladolid, ellos son: Xkeken (http://www.en-yucatan.com.mx/valladolid/cenote-dzinup.php#.UU3PlhyVsUQ) y Samula (http://www.en-yucatan.com.mx/valladolid/cenote-sambula.php#.UU3PthyVsUQ). La realidad fue que al llegar y pagar la entrada por los dos (Ya que estas acá aprovechar) la primera impresión que tuve, fue la de que para llegar al cenote había que atravesar un mercado de artesanías, dentro del cual lo que llamó mi atención fue un minino, un gato que con harta gracia gatuna, se restregaba y daba cariño así na más porque sí. Eso es algo que admiro de los animales (Al menos de los domésticos) que por nada están dispuestos a estar con uno. Pos bueno, una vez que me ofrecieron que me llevara al gato y negarme, por supuesto, decidimos ir al cenote, descendiendo las escaleras de piedrota, ya que este primer cenote si está bien enclavadote como que en la cueva de Batmán, donde oyes ruiditos como de ratas voladoras, para darte cuenta de que son muerciegalos que revolotean como lindas palomillas. El agua del cenote taba fría, cristalina.
Yea!!

Una vez que pasaba el tiempo la tranquilidad se iba acabando conforme llegaba la gente (Eso me recuerda que si no fuera por la humanidad, la tierra sería el perfecto lugar para vivir) fué el pretexto ideal para dirigirnos al otro cenote (Que para los malos pensados como yo, no es una gran chichota, ¡nel! es cenote con C. http://es.wikipedia.org/wiki/Cenote) en el cual la humedad se sentía más cañón, ya que aunque no te adentrabas a una gran profundidad, si se podía sentir así como que el agüita. Fresco pues. En este cenote, pa que vean, ta ba siendo visitado por gabachos, y gente de extranjía, como bien dije, son los que luego por su capacidad monetaria, pueden disfrutar más de estos parejes exquisos. (De exquisitos).
Bolas!!

Unas fotillas y zambullirse un rato por parte de mi chava, para que el regreso empezara. Ahora narrare una anécdota que va de lo curioso a lo racista. Una gachupete (De los ojetes) salía de un cenote para dirigirse al oxtro y para hacer eso tenías que pasar por donde los mayas comerciantes ofrecián sus sabrosos cocos, con chilito piquín, valentina, salecita, ¡uf! sabroso pues, sin embargo yo entiendo que aveces está bandita por el rollo de vender, están insiste e insiste, que: “Ándele marchante. Oras güerito. Llévese”. Así frases pa vender ya que de eso viven los que no  hacen de narco, o de irse a buscar horizontes nuevos en la Bestia pa llegar al gavacho. Pos bueno. Pasa la parejita de gachupetes, y al oír estas frases de intentos pa vender sus cocos, el gachupete varón muy emputado contesta: “Ostía tío yo te diré cuando quiera, no me molesteis”. ¡Cámaras! Ahí tabamos nosotros comprando un coco, cuando lo oímos, nos quedamos con, órale este cabrón. Lástima que así tenga que ser, esa gente de fuera que viene como sintiéndose Hernán Córtes, son los que desprestigian a su raza.
Ya ni Pedro dijo Pablo!!

Después de despedirme de mi gato amigüito, que estaba con su gato padre y su gato madre… ¡je! compramos unas chunches de recuerdo pa la family, abordamos un taixi y de rebote para la Valladolid. Ya acá hicimos en la tarde noche, un recorrido por lo que resultó ser el barrio del Sisal que era onde vivían los indios de acá. Para llegar a esta zona que se halla al suroeste de la ciudad, tienes que hacerlo por la Calzada de los Frailes, una bonita calle por donde miras casas, casitas y hasta una choza clásica de los mayas. Pasando esto se presenta ante uno, un bonito parque que rodea lo que es el Convento de San Bernardino. Una vez que nos tiramos en el pasto y calzarlo descalzos, caminamos de regreso pal hotelito. Nos dio la sed en el camino y entramos a comprar una agua y la seño muy amable que estaba ahí, detrás de su mostrador nos despachó. Pero ahí taban otras dos señoras que veían con algo de incredulidad y alegría, la tele, en donde pasaban en emisión especial del noticiero de Sópes Doriga, la detención y traslado al penal de Santa Matha Acacatitla, de la mostra Elba Esther me cae Gordillo. La felicidad nos abrazó en su lecho.
Uchas!! Por fin.

La aventura por Valladolid llegó a su fin, abordamos el camión, después (Obvio) de echar un buen refin. El recorrido pasó sin mayores percances y así estábamos de rebote por los Méridas.
Uff!! Cuanto choro junto.

De nueva cuenta por estas tierras, con su gente amable y por supuesto, su alto nivel en comida. Como bien recordamos, nos quedamos a medias en las visitas por esta ciudad, que le dicen blanca, pero pos la neta, así que digan blanca blanca, pos a mi na más no me sacaron de la duda. Había bardas blancas pero pos lo normal jeje. Decidimos hacer el recorrido por la Avenida Montejo, la cual dicen las malas lenguas, es el Campos Elíseos de la península, en sus años en que quería ser francesilla. Tomamos el camión, que nos dejó ahí ma o menos cerca de una de sus glorietas. Bueno, así siendo harto sinceros, me imagino que esta avenida fue la onda burguesa pa los malditos henequeneros que explotaban a quien se pudiera, ya que pa ellos todos eran esclavos, fueran indios mayas de la zona o de centroámerica, revoltosos, hediondos, sediciosos, o peor aún, negros, indios traídos a punta de latigazos y como castigo, desde sonora, que se yo. La esclavitud estaba bien viva por estos lares y en esos años. (http://thematrix.sureste.com/cityview/merida1/articulos/henequen1.htm) y/o (http://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%A9xico_b%C3% A1rbaro#Cap.C3.ADtulo_1:_Los_esclavos_de_Yucat.C3.A1n)
Ay caramba!!

(Por si alguien se interesa, acá dejo link con tesis al respecto:
http://tesiuami.izt.uam.mx/uam/aspuam/presentatesis.php?recno=9196&docs=UAM9196.PDF) y también  el indispensable México Bárbaro, que en fragmentos habla de la esclavitud en Yucatán:
(http://media0.webgarden.es/files/media0:4bc472afbbd3f.pdf.upl/M%C3%A9xico%20B%C3%A1rbaro.pdf)

Recorrimos la avenida Montejo, que sí es muy bonita aunque con sus casototas que dejaban ver la desigualdad que había por aquí. También que ya algunas de ellas están vacías, abandonadas o siendo utilizadas como bancos, negocios, escuelas o museos. Uno de ellos es el Museo Palacio Cantón o Museo Regional de Yucatán, que era cantón de un militar ojete de nombre General Francisco Cantón Rosado que en un tiempo estuvo con Juárez y luego con Porfirio Díaz, según le conviniera. Obvio era henequenero. Y bien. Primero caminamos un poco y llegamos al Monumento la Patria (http://thematrix.sureste.com/cityview/merida1/ciudad/mbandera.htm) que es símbolo de esta afamada avenida, que siendo un poquito puristas, la realizó un escultor colombiano, así que muy patriota no es. Pero se ve chida en esta avenida, que de patriota no tiene nada. Llegamos a dicho museo y neta si alguna vez creyeron en los cuentos de hadas, de brujas, de duendes y así, fantasiosos, pos el castillo que se imaginaron onde vivía la pinchesa, pos bien podría ser este museo. Lujo en exceso y eso que ya lo maneja el INAH. Y bien en esos días está la exposición de huipiles (http://www.yucatanalamano.com/noticia/Sociales/Cuatro-exposiciones-en-el-Museo-Regional-Palacio-Canton.html) que sí, bien bonitos algunos con sus colores y sus diseños novedosos, sus muestras de diversos lados, no solo de la península, si no que también del país. Bonita expo. Al salir pasamos a la librería en donde hallé un bonito libro de nombre Pichorradas de un tal Felipe Salazar alias Pichorra (Acá se lo bajan y así no tienen que ir hasta los Meridas por él: http://www.docstoc.com/docs/29511511/PICHORRADAS-LOS-VERSOS-DEL-PICHORRA) del que me enteré que fue el don albures y doble sentido de la época, uno de esos que están en contra de todo moralismo. Eahh por tipos como él.
Pa huevos los de codorniz!!

Ahora si, un museo del que tenía grandes expectativas era el del Museo de la Canción Yucateca,  (Acá enlace: http://museodelacancionyucatan.blogspot.mx/) ya que la trova por estos lares fué muy particular, muy chida pues. Desde el más afamado trovador yucateco Guty Cárdenas, hasta el maestr..ito, Armando Manzanero, uno se percata de que por acá estos ñores son el romance andando hecho melodía. Uno puede imaginarse estar afuera del chante de una morra que nos late y llegar a hacer el amor (Antes se le definía hacer el amor al rollo de cortejar, coquetear.) con tus compas que tocaban la lira, y así con voz en pecho echarle unos versitos a ritmo de bolero. Bolerito yucateco.
Bomba!!

Y ahora lo mejor de todo, la noche en que fuimos a ver a los Venados Mérida Club, los que disputaron un partido en el estadio Carlos Iturralde. Ahí vimos como con pezuñas y destilando chela sol, el equipo de fútbol de Mérida, le ganó a los cajetos del Celaya, esto en la liga de ascenso, con marcador de 3 a 2. (De menos hubo goles) Un estadio medio vació, como con capacidad para 15 mil personas y bueno, solo habríamos acudido a la cita como 5 mil, así cuando mucho, exagerando.
Nos fuimos a meter a la super porra de los Venados y así con cánticos muy tipo barra argentina, (Pero en menor cantidad) con sus batucada, gritos, porras y los morros bebiendo sus chelitas, disfrutamos un momento del colorido que a veces se vive en un estadio de fucho.
Ahí tienen pa que se los hagan sus cuates del face: https://es-es.facebook.com/ClubdeFutbolMerida.
Gol!!

La vida sigue su curso, tomarnos unos sorbetes, mejor conocidas como nieves en los arcos del center o recorrer sus calles sin tránsito (Al menos no comparable con el del DeFectuoso) sus calandrias con los caballos que muy ecológicos traían sus recoge cacas (Unas muy coquetas bolsas de plástico amarradas cerca del uyuyuy) para que el paseante disfrute y haga un bonito recorrido sintiéndose don Francisco de Montejo, así viendo como los indios mayas fueron finalmente dominados, pese a la insistencia, perseverancia y aún ahora, la resistencia. Quizás el más reconocido indio maya que se opuso a los españoles, fué Jacinto Canek, (http://es.wikipedia.org/wiki/Jacinto_Canek ) sin embargo es importante conocer más la historia de estos lugares, ya que hubo enfrentamientos sangrientos y férreos. La lucha de Canek fué una, existieron muchas más.  Como se puede ver en la historia narrada con imágenes en el Palacio de Gobierno, con unos magníficos murales de Fernando Castro Pacheco (Más info acá: http://es.wikipedia.org/wiki/Fernando_Castro_Pacheco) que plasmados con gran maestría, pueden ser valorados como de los grandes muralistas mexicanos.
Así con monitos si entiendo!!

Llego el momento de partir, de regresar a la bella y siempre hermosa Ciudad de México, a esta nuestra ciudad, tan cercana y amplia que no acabamos de abrazarla. Así no más, bien chida y sobre todo, chingona.
Mérida quedas en la memoria tú y tú magnifica historia, que me traslada a un pasado que sigue presente en tus calles y tu humor, en tu comida que es sabor del ayer indio y el olvido español. Holbox y tu zona maya, tan pirata y tan india, tan negra y caribeña, que nos alegró el largo andar por esos lares. Valladolid, tan española y a la vez tan maya, tan rica y pobre, tan esplendorosa que nos dejas sin aliento, sin voz y aún así te sentimos viva.
Península de Yucatán me atrapaste y no sólo por la tragazón, si no por saber un poco de ti, de leerte en tus calles, de beberte en tus cenotes, de saborearte en tu mar verde, de perder la mirada en las sonrisas amables de tu gente, de ser tan lejana, que me orillaste a creer más en la grandeza de este gran terrenote que es México, pero que va más allá de ser solo un país, es toda una zona geográfica que delimita diversos horizontes y modos de vivir la vida. En mi interior me doy cuenta de que acá le decimos México a todo, desde Tijuanas hasta Chiapas, pero no nos damos cuenta de que esto bien podría tener muchos nombres, tantos que el concepto México no abarca y pese a eso semos carnales. Es complejo y muy confuso. En mi interior me puedo dejar llevar por lo mas fácil y decir que es una sola nación, pero la historia nuestra de nosotros, es tan grande y diversa, que Yucatán es Yucatán, y así se oye mejor su trova.
Ahi na más mi jos!!